La siesta no es cosa de vagos

imagesQPBV799J

Esa costumbre tan meridional, resulta que es estupenda, o eso dice Sara C. Mednick, Investigadora del sueño en la Universidad de California:

http://www.dontknow.net/punto-de-vista/sara-c-mednick-creer-que-dormir-siesta-es-vagos-no

“La investigadora del sueño ha analizado el descenso gradual de rendimiento que se experimenta a lo largo de un día de trabajo. Sara Mednick sostiene que dormir la siesta, a mitad de jornada, permite una recuperación de energía equivalente al reposo de toda una noche.

Sara Mednick se dedica a estudiar, de forma científica, el sueño y su enorme influencia sobre el metabolismo de las personas. El mayor o menor descanso es un factor muy importante en la calidad de vida y la salud. El cansancio influye decisivamente en los alimentos que nos sentimos inclinados a consumir y, consecuentemente, en el peso o en los trastornos relacionados con la diabetes.

Un sueño reparador es beneficioso para el sistema cardiovascular o para evitar los estados depresivos. Mednick afirma que una pausa en el trabajo (por ejemplo, sentados sin hacer nada) no tiene, ni de lejos, los mismos efectos reparadores de una siesta. Además, otro descubrimiento destacado es que no solo se recupera el grado de productividad de primera hora tras una buena siesta, sino que la atención se mantiene después alta hasta final del día.

“Mientras se duerme, el cerebro tiene la posibilidad de hacer un proceso de recarga de energía que no sería posible durante la vigilia”, comenta Mednick.

La mente se refresca sin que seamos conscientes de lo que sucede, de forma invisible. El corto ‘apagón’ del cerebro permite retomar la actividad con un grado de atención y concentración óptimos.

Otras ventajas de la siesta es que reduce el riesgo de infarto, el estrés, las ganas de comer alimentos grasos, tonifica el ánimo y favorece la creatividad. Incluso la vida sexual puede experimentar cambios positivos.

Según la psicóloga, todos estos beneficios también se dan tras una corta cabezada; sin efectos secundarios o nocivos.

BAULAR

Servicios a las personas mayores: http://baular.com/

Mail: info@baular.com Tel: 91 8534433/ 609068387/ 69037586

Anuncios

“Los mitos más comunes sobre las canas, desmentidos”

safe_image

Yagana Shah publica en THE HUFFINGTON POST (http://www.huffingtonpost.es/)  un interesante artículo que ha sido traducido para edición española por Marina Velasco:

“Hay dos formas de envejecer. Por una parte, está la gente que valora sus canas como una muestra de envejecimiento digno y, por otra, la gente que vive con miedo a los espejos, con miedo a despertarse un día y parecerse a Cruella de Vil. Probablemente, si estás leyendo esto, formes parte del segundo grupo.

Todos hemos oído infinidad de mitos sobre las canas, y todos nos hemos plantado alguna vez frente al espejo, preguntándonos si debíamos o no arrancar ese signo de juventud perdida. Por eso, nos hemos estado documentando para desmentir muchas de las falsas creencias que existen sobre las canas.

¿A quién no le han contado alguna vez este cuento? Resulta que no hay nada de cierto en él, confesó Randy Scheuller, científico especialista en cosmética, al Today Show. En principio, arrancarse una cana puede parecer una buena idea, pero no se eliminará el folículo del cabello, por lo que al final el pelo volverá a crecer. Scheuller afirma que lo que hagas con un pelo no afectará al resto del cabello, esto es, que no te saldrán más canas. No obstante, Scheuller advierte de que arrancarse cabellos puede dañar el folículo de forma irreversible. En ese caso, no es que no te vuelvan a salir canas, es que el pelo dejará de nacer. Visto así, las canas no son tan malas, ¿no?

Tú no eres responsable de tus canas

Al final de cada legislatura, la gente compara el color de pelo del presidente con el que tenía cuando juró el cargo por primera vez o cuando empezó la campaña. Es cierto que muchos presidentes se han quedado canosos a medida que su mandato ha ido avanzando, por lo que puede parecer un argumento convincente. Sin embargo, no existen pruebas científicas que respalden esta idea.

El estrés no produce canas, pero sí puede provocar un aumento de la caída del cabello, conocido como efluvio telógeno, según explicó el dermatólogo Howard Brooks a la CNN. El efluvio telógeno hace que el pelo se caiga; el problema es que cuando esos cabellos vuelven a crecer, tienen menos pigmentación que el resto, por lo que pueden adquirir un tono grisáceo. Por tanto, el estrés puede contribuir a la aparición de canas, pero no es una causa directa.

Puedes echarle la culpa a tu madre

Replantéate lo de culpar a tus hijos por los disgustos que te dan. En realidad, es a tus padres a quienes tienes que agradecer este don de la madre naturaleza. Las canas tienen una base genética, aunque hay ciertos estilos de vida que pueden acelerar su aparición, explicó la tricóloga Elizabeth Cunnane Phillips a The Huffington Post. Por ello, si quieres saber cuándo se cubrirá de canas tu cabellera, mira a tus padres: ellos son un buen indicador.

Hablando de genes, la etnia también tiene un papel importante en las canas

Según los Institutos Nacionales de la Salud (NIH), los caucásicos tienden a quedarse canosos antes que los asiáticos y los negros.

La regla del 50-50-50 no es del todo cierta

Según este principio, el 50% de la población caucásica que ronda los 50 años tiene la mitad de su cabellera gris. En realidad, esta afirmación es relativa. Cuando envejecemos, todo nuestro cuerpo empieza a cambiar, y los folículos producen menos melanina, el pigmento que da color al pelo. Algunos dermatólogos sí creen en la regla del 50-50-50, pero, según un estudio de 2012, solo entre un 6 y un 23% de la población de 50 años tiene la mitad de su pelo gris. Uf…

¿Crees que abusar de los tintes puede acelerar la aparición de canas?

Quizás lo has usado como excusa para asustar a tu hija, que quiere teñirse de azul, lila o cualquier otro color llamativo del arcoiris. En realidad, lo creas o no, solo se trata de un mito más. Pero no hace falta que se lo digas a tus hijos.

El sol tiene algo que ver, pero no se encuentra en la raíz del problema (nunca mejor dicho)

Actualmente, estamos concienciados con el efecto pernicioso del sol sobre el envejecimiento de la piel y las arrugas, pero no podemos aplicar la misma teoría a nuestro pelo. En 2009, varios investigadores europeos descubrieron el mecanismo responsable de las canas. Nuestras células capilares generan de forma natural peróxido de hidrógeno (agua oxigenada). El problema es que cuando se produce demasiada cantidad, nuestros cabellos no se vuelven rubios, sino grises.

Los científicos afirman que nuestras células capilares siempre generan este compuesto, independientemente de nuestra edad. Sin embargo, cuando nos hacemos más mayores, las células no son capaces de controlar el proceso químico correctamente.

“El mecanismo completo se altera si hay demasiado peróxido de hidrógeno”, explicaba el investigador Gerald Weissman a Newsweek. El peróxido de hidrógeno es “una forma de oxígeno muy concentrada. Necesitamos el oxígeno y la luz del sol para vivir, pero estos también tienen un efecto decolorante. Podemos verlo con la siguiente analogía: es como si fuéramos una fotografía a color que va aclarándose hasta adquirir tonos en blanco y negro”, proseguía Weissman. En cambio, esto no significa que llevar un sombrero y no salir de casa evite que nos salgan canas. No tiene tanto que ver con factores externos, sino más bien con el interior de las células, de acuerdo con Weissman. Ay. Ojalá fuera así de simple.

El tricólogo Philip Kingsley asegura que los cabellos canosos son más sensibles al daño solar, ya que tienen menos melanina. Por tanto, no está de más ponerse un sombrero o echarse algún producto capilar con protector solar (SPF) para mantener sana tu cabellera.

Tu estilo de vida puede afectar positiva o negativamente

Aunque no se puede evitar por completo (ni revertir) el proceso de aparición de las canas, hay algunas formas de luchar contra el envejecimiento prematuro de tu cabello. Los médicos afirman que un nivel bajo de vitamina B12 puede provocar despigmentación en el pelo. Asimismo, la escasez de ácido pantoténico (vitamina B5) en los ratones, hacía que se les pusiera el pelo gris, según demostró un estudio del Instituto Linus Pauling.

Por último, si fumas, plantéate la idea de dejarlo. Resulta que el mito de que a los fumadores les salen canas antes es cierto. Un estudio de 2013 descubrió que existe una conexión entre el tabaco y la aparición de canas antes de los 30.

BAULAR

Servicios a las personas mayores: http://baular.com/

Mail: info@baular.com Tel: 91 8534433/ 609068387/ 69037586

“Los mayores no generan riqueza” ¿ah no?

images4FHS60NLLa periodista y abogada Marta Ardizone publica este interesante post en

http://cuidadores.unir.net/saber-envejecer/2-mitos-sobre-la-vejez

“Los mayores no generan riqueza. Son una carga. Pierden capacidad de aprendizaje y a menudo están tristes. Tópicos que nos disponemos a rebatir.

En nuestra sociedad es frecuente la asociación entre vejez y actividad económica no productiva. Se exaltan valores como la juventud y la belleza, que se consideran positivos, mientras que existe cierta actitud negativa hacia la ancianidad.

Todo esto trae consigo que arraiguen estereotipos, mitos e ideas erróneas que vamos a desmontar.

1.- Son una importante carga económica. FALSO. No solo porque han trabajado toda su vida generando riqueza para la sociedad y para su familia, sino también porque aun jubilándose se encargan de tareas que no están bien cubiertas: cuidado de nietos menores, labores domésticas, gestiones administrativas, actividades de voluntariado y otras que, si fuesen económicamente valoradas arrojarían un saldo positivo hacia los mayores.

Además, muchas personas (escritores, científicos, docentes, artistas, etc.) mejoran con la edad la calidad de su producción. La carga económica se genera en la medida que va aumentando la dependencia personal.

Pero esta circunstancia empieza a ser valorada, al menos por los gobiernos europeos, como una de las bases más importantes del Estado del Bienestar.  Su adecuada atención requiere del más amplio compromiso social.

2.- Todos sus conocimientos han quedado desfasados, no aportan gran cosa a la formación de las nuevas generaciones y son incapaces de aprender y adaptarse a nuevas situaciones. FALSO. Si bien es cierto que el avance de la ciencia y de la tecnología hace que el mundo cada vez sea más complejo y cambiante, las personas mayores son depositarias del principal de los saberes prácticos.

El conocimiento de los mayores se obtiene de la experiencia vital. Un conocimiento que históricamente se ha considerado muy valioso y cuyos depositarios han sido tradicionalmente respetados como sabios.

Además, la realidad diaria nos hace ver cómo muchas personas mayores mantienen el interés por hacer nuevos descubrimientos e incorporar nuevas habilidades.

3.- La vejez es siempre una etapa triste y desgraciada. FALSO. Aunque en la vejez se producen cambios que hacen que la persona padezca enfermedades o precise la ayuda de otros, también puede convertirse en una etapa fructífera, alegre y dichosa.

De hecho, cada persona envejece en función de cómo haya vivido. Si ha sido creativo, activo, autónomo y equilibrado durante su juventud y madurez, el anciano buscará mantener esas mismas características durante toda su vida.

BAULAR

Servicios a las personas mayores: http://baular.com/

Mail: info@baular.com Tel: 91 8534433/ 609068387/ 69037586

6O AÑOS, UN POCO MENOS, O MÁS

images6PI7C9AA

Justo Ruiz Ruiz (https://www.facebook.com/justo.ruizruiz/posts/598865970189180) ha publicado en Faceboock el siguiente texto que con su permiso compartimos:

QUE SE HA DE HACER A PARTIR DE LOS SESENTA AÑOS.

” 1. Es hora de usar el dinero que usted ahorro durante toda su vida. Usarlo para usted, no para guardarlo para que lo disfruten los que no conocen el sacrificio de haberlo conseguido, generalmente personas que ni siquiera son de la familia: Yernos y nueras!! Recuerde que no hay nada mas peligroso que un Yerno con ideas. Cuidado: No es época de inversiones, por maravillosas que parezcan, estas solo le traerán angustias y esta época es para tener mucha paz y tranquilidad.

2. Deje de preocuparse con la situación financiera de hijos y nietos; no se sienta culpable de gastar su dinero en usted mismo. Probablemente, usted ya les ofreció lo que fue posible en la infancia y juventud como una buena educación. Ahora por tanto, la responsabilidad es de ellos.

3. Ya no es época de sostener a nadie de su familia; sea un poco egoísta, mas no usurero. Tenga una vida saludable, sin grandes esfuerzos físicos. Haga gimnasia moderada y aliméntese bien.

4. Compre siempre lo mejor y más fino, al fin y al cabo es para usted. Recuerde que en esta época, un objetivo clave es gastarse el dinero en usted, en sus gustos y caprichos. Después de muerto el dinero solo genera odios y rencores.

5. Nada de angustiarse por poca cosa. En la vida todo pasa, sean los buenos momentos que deben ser recordados, sean los malos que deben ser rápidamente olvidados.

6. Independiente de la edad, mantenga vivo el amor siempre.

7. Esté en todo momento limpio, tome un baño diario; sea vanidoso, frecuente al peluquero, arréglese las uñas, vaya al dermatólogo, al dentista, y use perfumes y cremas con moderación. Ya que ahora usted no es guapísimo, esté por lo menos bien cuidado.

8. Nada de ser muy moderno, intente ser clásico. Es triste ver gente mayor con peinados y atuendos hechos para jovencitos.

9. Lea libros y periódicos, oiga radio, vea buenos programas en la TV, ingrese a internet, envíe y responda e-mails, llame a los amigos. Manténgase siempre actualizado.

10. Respete la opinión de los jóvenes a pesar que a veces pueden estar equivocados.

11. Jamás use la expresión “en mis tiempos”, pues su tiempo es hoy.

12. No caiga en la tentación de vivir con los hijos o nietos aunque de vez en cuando vaya unos días como invitado. Consiga más bien un ama de llaves que le acompañe y colabore con las tareas del hogar y sólo tome esta decisión cuando no de más o el fin esté bien próximo. Puede ser muy divertido convivir con gente de su generación y lo más importante, no dará trabajo a nadie.

13. Cultive un “hobby” como viajar,caminar, cocinar, leer, danzar, criar un gato, un cachorro, cuidar de plantas, jugar cartas, golf, ingresar a Internet, pintar, ser voluntario o coleccionar algo. Haga lo que le gusta y lo que sus recursos le permitan.

14. Acepte todas las invitaciones de bautizo, grado, cumpleaños, casamiento, conferencias. Visite museos, vaya al campo…. lo importante es salir de casa por un rato. Pero no se disguste si no lo invitan porque a veces no se puede. Seguramente cuando usted era joven tampoco invitaba a sus padres a TODO.

15. Hable poco y oiga más pues su vida y su pasado sólo le interesan a usted mismo. Si alguien le pregunta sobre esos asuntos, sea breve y procure hablar de cosas buenas y agradables. Jamás se lamente de algo. Hable en tono bajo y con cortesía. No critique nada, acepte las situaciones tal como son. Todo es pasajero. Recuerde que pronto volverá a su casa y a su rutina.

16. Los dolores y las molestias estarán siempre presentes, no las vuelva más problemáticas de lo que son hablando sobre ellas. Trate de minimizarlas. Al final, ellas lo afectan solamente a usted y son problemas suyos y de sus médicos.

17. No permanezca tan apegado a la religión ahora de viejo, rezando e implorando todo el tiempo como un fanático. Lo bueno es que en breve, podrá hacer sus pedidos personalmente.

18. Ría, ría mucho, ría de todo, usted es un suertudo, usted ha tenido una vida, una larga vida , y la muerte será solamente una nueva etapa incierta, así como fue incierta toda su vida.

19. Si alguien le dice que ahora usted no hace nada de importancia, no se preocupe.

Lo más importante ya fue hecho: usted y su historia, buena o mala, ¡ya sucedió!

Recuerde lo que dice Mario Benedetti:

No te rindas, por favor no cedas aunque el frío queme, aunque el miedo muerda, aunque el sol se ponga y se calle el viento. Aún hay fuego en tu alma, aún hay vida en tus sueños, porque cada día es un comienzo nuevo, porque ésta es la hora y el mejor momento”.

BAULAR

Servicios a las personas mayores: http://baular.com/

Mail: info@baular.com Tel: 91 8534433/ 609068387/ 69037586